Ariel, mi evolutiva

Fea, grande, pesada y nunca me hacía caso. No, no estoy hablando de mi primera mascota (qué pasa, ¿nunca habéis tenido una morsa en la bañera?), sino de mi primera tabla. Corría el año 2000 y mi abuela se acercó a mí con una picaresca sonrisa y un paquete más grande que la cama de Pau Gasol. Una Pull&Cash 6”10 independiente, liberal, quizá demasiado para mí; y con el pico rojo, eso es, encima comunista.

Las discrepancias eran muchas pero fuimos conociéndonos y sí, la acabé queriendo. Será verdad eso de que el roce hace el cariño porque los arañazos y moratones que me provocaba quedarán grabados en el retal de mi memoria por los siglos de los siglos. Y es que ya sabéis, hay amores que matan.

Pero a lo que iba, con el tiempo mis movimientos tornaron en ágiles y decidí cambiarme a una short que me permitiera seguir avanzando en un deporte que cada día me apasionaba más; y Ariel I (sí, mi evo es como la sirenita pero en fea) quedó relegada a una esquina de mi habitación. Bien, yo soy torpe por naturaleza, me explico, mi espacio es el mar, la tierra me odia. Si hay un agujero me tropiezo, si hay una roca me la como y si el suelo está liso y pavimentado, tened la certeza de que ni la power balance podrá evitar mi destino más cercano: la caída.

Así, una tras otra las shortboards iban muriendo en manos de mi torpeza y mi tristeza aumentaba con el número de entierros prematuros. Pero allí seguía ella, Ariel, mirándome impaciente y riéndose de mi mala suerte. Y así llegamos a esta semana, harta de los malos resultados de mis anteriores tablas y, por qué no, con la curiosidad y añoranza del pasado, decidí reestrenar mi evolutiva y darme un mal baño (pues las condiciones tampoco acompañaban).

Se me enganchó el invento en la pierna y, en un acto reflejo por no darme de bruces contra el suelo, solté la tabla que hizo un ruido seco al desplomarse sobre la arena, caí encima del tail girándo la evo sobre sí misma y golpeándome la cabeza; y todo esto sin haber entrado aún al mar. Vamos que si llega a estar una cámara de cuatro en la playa en esos momentos, salgo en callejeros. (Pim pam toma lacasitos).

En conclusión, dicen que Satán no existe pero yo sé que mi Ariel ha hecho un pacto con el diablo: la vida eterna a cambio de su belleza. Mi tabla verá morir a Chuck Norris (qué digo, mi tabla matará a Chuck Norris), presenciará las olimpiadas Madrid 2092 y apagará la luz cuando el mundo se vaya a dormir. Y no, no la vendo. xD

Anuncios

7 comentarios to “Ariel, mi evolutiva”

  1. Javi Celard Says:

    No nombreis a Chuck Norris en vano…

  2. colin Says:

    1+ que quiere verla.
    Pues yo acabo de “subir una peldaña”, espero que la short me haga mucho caso por lo menos igual que la evo.
    Saludos

  3. satelite Says:

    Bua tio estaba leyendolo y se me puso la carne de gallina…Q guapadaaa jajaja!!

    Animo y recuperate del golpeee!!

    Ole Ariel I!! saludos a los 2

  4. binladiya Says:

    jajajajaaj, esa tabla podría ser una versión en epoxy de la película “El muñeco diabólico”…

    un saludo.

  5. evolart Says:

    Yo quiero verlaaaaaaaaa!!!! Anda, sácale una foto y preséntala en sociedad.
    Por lo que cuentas, esa tabla merece un club de fans, je, je

  6. Alx Says:

    Que no te quepa la menor duda de que te sobrevivirá…jaja…
    Un saludooo…

  7. Dani Says:

    jajaja , no eres la unica persona que ha decidido prematuramente intentar subir un peldaña mas arriba que la evolutiva , y la verdad es que son tablas que pueden dar mucho de si.
    Una bonita forma de narrar la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: